Artesanías

El arte de la confección

En las comunidades se elabora varias artesanías. En telares manuales confeccionan alforjas, cobijas, jergas y otros tejidos, ya sea con hilo chillo o con lana de oveja que es más barata.

Además hay carpinteros que hacen puertas, ventanas y cucharas de palo, y que se dedican a la construcción de casas aplicando técnicas ancestrales

Sin embargo las artesanías de lana confeccionadas manualmente en horas libres, por las esposas de los productores, son de muy buena calidad y tienen un mercado con un gran potencial. Esta actividad está muy difundida en los cuatro puntos cardinales del cantón y a decir de sus habitantes es parte íntima de su cultura y tradición.

Son muy variadas las piezas utilitarias que se confeccionan. Las prendas que más se confeccionan y comercializan son las frazadas, jergas, alforjas. Su comercialización se realiza en los sitios donde las tejedoras las confeccionan.

Los clientes más comunes son por lo regular, gente de paso por el cantón y personas que viven en Amaluza. El grado de importancia de esta actividad es tal, que la anterior administración Municipal montó un pequeño almacén en donde se expendían todas estas artesanías. Por otra parte, en dos locales particulares también de Amaluza, se ofertan dichas confecciones.

Se dice que antiguamente estas artesanías eran de mejor calidad, pues se las confeccionaba con lana de borrego o algodón puro, materias primas que se producían en las mismas comunidades, de igual forma los tinturados se lo hacía utilizando vegetales del sector. Hoy el algodón ya casi no se lo siembra, las ovejas ya casi se las ha extinguido. Por estas razones, las tejedoras se obligan a comprar lanas, especialmente de orlón. Tradicionalmente se dice y constata que las mejores tejedoras se encuentran en Jimbura, el Airo, la Naranja y comunidades cercanas a Amaluza.